martes, 22 de junio de 2010

Avances Tecnologicos en el Sector Agricola en Venezuela


Plan Nacional de Semilla en marcha.

70 mil millones de bolívares invertirá el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en la segunda fase del Plan Nacional de Semilla que desarrolla el INIA y que permitirá generar más de un millón de empleos directos y cerca de tres millones de forma indirecta

En Venezuela más del 70% de los alimentos que se consumen son importados, además se importa el 100% de semillas de hortalizas, entre un 60 y 70 % de maíz, el 50% las de papa, entre otras. El Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA) apoya técnicamente a los agricultores dedicados a la producción de semilla certificada, fiscalizada y artesanal a llevar el control de la calidad de estas producciones.

La tecnología de semilla se define como el conjunto de métodos mediante los cuales pueden ser mejoradas, tanto las características genéticas, como las fincas donde éstas se producen, incluyendo, entre otras actividades, el desarrollo de variedades e híbrido (animal o vegetal procreado por dos individuos de distinta especie), evaluación y liberación de variedades e híbridos, producción de semilla, acondicionamiento y almacenamiento y análisis y certificación. La tecnología de semilla influirá en el avance de la agricultura, dependiendo del grado de desarrollo de cada país.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela ha venido trabajando de forma estratégica para promover la agricultura sustentable, alcanzar un desarrollo rural integral, y garantizar la seguridad alimentaria de la población.

En tal sentido y con el objetivo de superar la vulnerabilidad de la agricultura nacional, determinada por la alta dependencia de insumos, especialmente semillas, el Estado ha implementado la segunda fase del Plan Nacional de Semillas, con una inversión de 70 mil millones de bolívares, el cual contempla siete rubros agrícolas que forman parte de la dieta del venezolano, como son: el arroz, el fríjol, la caraota negra, la caña de azúcar, la papa, la yuca y el maíz amarillo.

El Primer Mandatario Nacional, Hugo Chávez Frías, hizo el anuncio durante el desarrollo del programa Aló Presidente del domingo 20 de marzo, que tuvo como sede el Campo Experimental Sabaneta del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas en el estado Barinas, organismo adscrito al MCT.

El Jefe de Estado se sintió complacido por el trabajo que se está desarrollando en el INIA a través de la ciencia y la tecnología.

Criticó la importación de caraotas que actualmente se utiliza en la alimentación criolla, e hizo un llamado a las cooperativas y productores venezolanos para que trabajen en este plan nacional. Como parte de los proyectos de crecimiento endógeno de la nación, el líder de la Revolución Bolivariana llamó al trabajo en conjunto a los ministerios de Ciencia y Tecnología y de Agricultura y Tierras, así como al Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, para el mejoramiento de la semilla y la instalación de campos experimentales. De igual forma, el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES) fue convocado a trabajar en esta misma área.

«Estos avances de la revolución forman parte del trabajo para alcanzar la independencia científico-tecnológica, la seguridad y soberanía alimentaria, estos últimos, dos grandes objetivos para el desarrollo de la nación», así lo manifestó el Primer Mandatario Nacional.

El Presidente acotó, que el proyecto obedece al cumplimiento del artículo 305 de la Constitución Bolivariana de Venezuela, capitulo I, Del Régimen Socio Económico y de la Función del Estado en la Economía, incluido en el título VI relativo al sistema socio económico.

Este artículo dispone: «El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral, a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población; entendida como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor. La seguridad alimentaria se alcanzará desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria interna, entendiéndose como tal la proveniente de las actividades agrícola, pecuaria, pesquera y acuícola. La producción de alimentos es de interés nacional y fundamental para el desarrollo económico y social de la Nación. A tales fines, el Estado dictará las medidas de orden financiero, comercial, transferencia tecnológica, tenencia de la tierra, infraestructura, capacitación de mano de obra y otras que fueran necesarias para alcanzar niveles estratégicos de autoabastecimiento. Además, promoverá las acciones en el marco de la economía nacional e internacional para compensar las desventajas propias de la actividad agrícola. El Estado protegerá los asentamientos y comunidades de pescadores o pescadoras artesanales, así como sus caladeros de pesca en aguas continentales y los próximos a la línea de costa definidos en la ley».
Ciencia y Tecnología presente en Plan Nacional de Semilla La Ministra de Ciencia y Tecnología, Marlene Yadira Córdova, indicó que existen diversos aspectos relacionados con el Plan Nacional de Semilla, donde están incluidos cinco componentes como: el mejoramiento genético del rubro por parte de los investigadores, la producción de semilla básica, la capacitación, créditos para la producción de semilla certificada, el incremento de las capacidades de procesamiento y almacenamiento de semilla.

Señaló que esta acción evitará que el campesino sea sometido a la dependencia, a las importadoras de semillas y a los costos colocados al producto internacionalmente. Para el 2009, se aspira a la sustitución sustancial de las importaciones de semillas, en virtud de que en Venezuela, actualmente se importa el 70% del germen utilizado en el campo venezolano, además de maquinarias, implementos agrícolas, fertilizantes y abonos.

Es tan importante el abastecimiento de semillas y lo que significa este elemento en la cadena de producción agraria, resaltó la titular del MCT, quien indicó que 38 cooperativas reciben entrenamiento para ser incluidas en el programa, y en ese sentido se espera que a fines de año participen 90 agrupaciones de este tipo.

FONACIT con apoyo del BID también participa en planes estratégicos del Estado
El Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (FONACIT) con el apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también participa en los planes estratégicos del sector agroalimentario implementados por el Estado.

A través de la Gerencia de Proyectos de Investigación y Desarrollo, Coordinación Ciencias del Agro del FONACIT, se financian 21 proyectos de apoyo a la investigación científica S1 del INIA, enmarcados en algunos rubros agroalimentarios contemplados en el Plan Nacional de Semilla, cuyo monto asciende a Bs. 1.205.811.153,15.

En proyectos de apoyo a grupos, el FONACIT financia 6 por un monto de Bs. 928.294.166,59, en laboratorios 3 por la cantidad de Bs. 493.920.193,16 y en fortalecimiento a centros 4 que ascienden a Bs. 85.049.913,03.

Entre los proyectos financiados por el BID-FONACIT destaca el titulado: «Alternativas de manejo sostenible en los sistemas de producción de frijol y caraota en las vegas del río Orinoco, estado Guárico», desarrollado por investigadores del INIA-CIAEG, al cual se le ha otorgado hasta la fecha Bs. 53.581.718,50.

Igualmente, el proyecto de agroalimentación denominado: «Formación de una población básica de selección recurrente para resistencia al añublo de la vaina del arroz, causado por Rhizoctonia Solani (hongo del suelo)», bajo la responsabilidad del INIA-FONAIAP, estado Portuguesa, por un monto de Bs. 13.020.749,49.
Asimismo, en el INIA-Maracay, estado Aragua, se ejecuta el proyecto «Manejo forzado de la producción del mango», por un monto de Bs. 90.143.935,81; aunque este rubro no está contemplado en esta segunda fase del Plan Semilla, más adelante se irán abriendo espacios para incluir otros rubros estratégicos para el país y en el mediano plazo se incorporará un componente de certificación de plantas frutícolas.

El BID-FONACIT también otorga financiamientos a otras instituciones para desarrollar proyectos de Ciencias del Agro, entre ellos, uno de la Universidad Central de Venezuela denominado «Conocimiento de las bacterias fitopatógenas que afectan la semilla de rubros de importancia agrícola (cucurbitáceas, cereales y leguminosas) metodologías de detección rápida y control de las mismas», por un monto de Bs. 73.139.246,04.

INIA como ejecutor del Plan Nacional Semilla buscará incrementar cultivos ecológicos. El Presidente del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, Dr. Prudencio Chacón manifestó que con el Plan Nacional de Semilla, se pretende ir hacia una agricultura orgánica y ecológica donde prevalezca el uso de fertilizantes orgánicos como el compos humus (capa superficial del suelo, constituida por la descomposición de materiales animales y vegetales), cuyos componentes no tienen aditivos químicos y no causan daño al organismo.
Chacón informó que durante una visita realizada al estado Yaracuy, se hizo una evaluación de agroinsumos biológicos que existen en el país y se comprobó la cantidad de fortalezas y potencialidades que tiene Venezuela para la producción de abonos orgánicos, de preparados biológicos para el control de plagas o enfermedades, la producción de controles biológicos, entre éstos, los parasitoides (animales que parasitan a otros y generan plagas).
Explicó que en otros tiempos, sólo se impulsaba el financiam
iento para la agricultura convencional y no a la orgánica, que tanta importancia tiene en el desarrollo de las nuevas políticas agrarias implementadas por el Gobierno Bolivariano.

El INIA con el apoyo de los Ministerios de Ciencia y Tecnología y de Agricultura y Tierras, tiene una gran responsabilidad en el país en virtud que buscará reducir la importación de semilla y de esta manera, a través de la producción nacional de los 7 rubros agrícolas, asegurar el incremento de estos alimentos incluidos en la dieta diaria del venezolano.
En los 18 Centros de Investigación del INIA se está trabajando en el Plan Nacional de Semillas, según explicó el Presidente de esta Institución, Prudencio Chacón. Quien también dijo que el programa se inició a finales de 2004, y que será en el 2006 cuando se verán los primeros resultados del trabajo. Afirmó que posteriormente continuarán con el mismo a fin de abastecer el mercado de semilla nacional y aminorar la entrada del grano importado.

Chacón manifestó que está previsto el rescate del germen artesanal destacando: «Queremos incorporarnos con los productores artesanales, para ayudarlos a sistematizar la producción de una semilla de excelente calidad y vamos a garantizar su calidad».
Prudencio Chacón recalcó que la estrategia del INIA se fundamenta en 7 rubros importantes para la dieta del venezolano incluyendo como principales componentes la investigación, con énfasis en la producción de variedades que los productores podrán almacenar y conformar bancos locales de semillas. Se incentivará la producción de semilla básica, pero todo tomado con una visión integrada de transferencia de tecnología, fortalecimiento de infraestructuras, capacitación y financiamiento para la producción de semilla certificada a los nuevos actores de la realidad agrícola nacional.

Al programa se incorporarán productores cooperativistas y núcleos de desarrollo endógeno de los estados Anzoátegui, Barinas, Guárico, Lara, Mérida, Táchira, Trujillo, Monagas, Portuguesa y Bolívar.

Reconoció Chacón el potencial del estado Portuguesa en la producción de semillas de arroz, y expresó que se busca una mayor participación en las épocas de siembra con productos tecnológicos generados por el Instituto. Además agregó que el estado, es altamente productor de semillas de maíz y sorgo, lo cual es una garantía al evaluar la calidad del material que exprese toda su capacidad genética.

El INIA apoya técnicamente a los agricultores dedicados a la producción de semilla certificada, fiscalizada y artesanal a llevar el control de la calidad de estas producciones. Además, articula junto con los Ministerios de Agricultura y Tierras, Alimentación, Economía Social, Economía Popular, y Zonas de Desarrollo Sustentable, todos los procesos necesarios para impulsar, a nivel nacional, el Plan Nacional de Semillas 2005-2009.
Aunque la sede principal del Plan Nacional de Semillas se encuentra en el estado Barinas, cada una de las 53 sedes del INIA a nivel nacional estará avocada a proveer a los productores de los recursos tecnológicos, el asesoramiento agrotécnico, así como de los servicios de los laboratorios especializados necesarios para incentivar la producción de semilla artesanal en todo el territorio.
La ejecución total del Plan Semilla alcanza los 92.9 millardos . La primera etapa del Plan Nacional de Semilla arrancó en noviembre de 2004 y tiene su centro de impulso principal en el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA), organismo que está a cargo del trabajo de investigación y cultivo. Inicialmente, se trabaja con granos de caraotas, frijol, maíz, yuca, papa y caña de azúcar.

El plan cuenta con dos vertientes, la primera es la científico-tecnológica soportada en el INIA, que debe generar a nivel de laboratorio, la semilla certificada y la segunda es la artesanal, en la que se cuenta el incentivo, educación y asistencia técnica a los campesinos. El organismo certificará la producción campesina para que sea aceptada y se estima la consolidación del plan para el 2006. El Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA) desarrolla un intensivo programa para difundir los avances tecnológicos en la producción de caña y panela, que preste beneficio a los agricultores involucrados en el negocio panelero, el cual debe ser asumido como parte relevante de la cadena agroalimentaria en Venezuela.

Con este propósito y con el apoyo técnico de los centros de investigación del INIA en los estados Portuguesa y Táchira, se dictó en Guanare, estado Portuguesa, un curso sobre «Avances tecnológicos en la producción de caña y panela», promovido conjuntamente con la Gobernación de ese estado, a través de la Oficina de Fomento y Desarrollo Rural.

Durante el curso teórico-práctico fueron expuestos los resultados obtenidos en la investigación y validación adelantada por el INIA en el estado Táchira y en otros estados del país, lo que ha permitido generar una tecnología que abarca desde la producción, mediante el uso de variedades eficientes y con buen desarrollo, altos rendimientos y fácil manejo, pero siempre armonizado con la conservación del medio ambiente.

Es una experiencia que arrojó resultados satisfactorios, en donde fue utilizado el Central Panelero de Gato Negro, en Guanare, como sede de las prácticas para la transformación del producto. El mismo está diseñado para manejar cinco operaciones simultáneas, con una capacidad de 100 kilos/hora.

La demostración de métodos comprendió aspectos como la evaluación de componentes estructurales del central panelero, determinación del porcentaje de extracción del molino, capacidad, evaluación de residuos o subproductos de la fase de extracción y prelimpieza de los jugos, elaboración de curva de calentamiento, determinación de porcentaje de cachaza, evaluación de PH de jugo, corrección de acidez, preparación de panela, técnicas de empaque y embalaje, así como la degustación de las panelas obtenidas.

El desarrollo de este tipo de jornada reporta grandes beneficios a los cañicultores dedicados al procesamiento de panelas, que tienen un alto consumo en la población venezolana.

Ciudad jardín contribuye recuperando campos agrícolas con el propósito de apoyar el Plan Nacional de Semilla y el programa agroalimentario del Ejecutivo Nacional, en el Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias del INIA, en Maracay, estado Aragua, se inició un programa de recuperación de lotes de tierras para la siembra, de maquinarias, potreros y de otras herramientas.

Existen 5 lotes de terrenos del Campo Experimental, cada uno de 10 hectáreas, que anteriormente estaban sembrados de caña de azúcar, según convenio con la Central El Palmar, se recuperaron para la producción de semilla y apoyar al Plan Nacional de Semilla que lideriza el INIA.
Según explicó el Presidente del INIA, Prudencio Chacón, allí se sembrará frijol de la variedad «Tuy-CENIAP» para obtener como mínimo 8 mil kilogramos de semillas registrada, caraota de la variedad «Tacarigua» para producir 10 mil kilos de semilla. Otros lotes han sido utilizados para los programas de mejoramiento genético en los rubros maíz, leguminosas y sorgo.
Indicó que actualmente hay 5 hectáreas de yuca sembradas, a través de un contrato con el INIA-CENIAP que fue canalizado a través de una normativa de la Gerencia General del INIA, que permite darle utilidad a los terrenos en los campos experimentales, donde la institución pone la maquinaria y el terreno. Se aspira llegar a 15 hectáreas del cultivo y se realizará la comercialización de la yuca para consumo. La mitad de los ingresos serán utilizados en el centro para el autofinanciamiento. También se sembraron 5 hectáreas de sorgo forrajero de la variedad «Maracay» obtenida por los mejoradores de la institución y se pretende alcanzar 5 mil kilogramos de semillas para este año.
Actualmente el Campo Experimental del INIA-CENIAP, cuenta con un buen sistema de riego por aspersión para un área de 10 hectáreas, que puede ser trasladado a cualquier lote y fueron recuperados los huertos sembrados de cultivos perennes como mango, aguacate, níspero, musáceas, entre otros.
Se logró realizar un convenio con la gobernación del estado Aragua, para el mantenimiento del corta fuego, ya que el Campo Experimental limita con el Parque Nacional Henry Pittier, y se han podido controlar los incendios que se producen en época de sequía.
Base aérea El Libertador desarrollará programa de siembra
El Ministerio de Ciencia y Tecnología a través del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA) junto a los movimientos cooperativistas del estado Aragua, el INCE, el Ministerio de Economía Popular, Foncrea, Fondafa, INTI, PDVSA y otros organismos del Estado participará en un programa de siembra que se iniciará en la Base Aérea El Libertador de Palo Negro, ubicada en Maracay, estado Aragua.
Es importante el apoyo del INIA, el cual ofrecerá conocimientos en la parte de investigación y el asesoramiento para la siembra de todos los rubros agrícolas, se va a constituir la primera fuente de semilleristas. Se recibirá asistencia técnica y de semillas, y financiamiento a través de Foncrea. Se producirá tomate, cebolla, pimentón, yuca, sorgo, maíz, semillas de caraota y fríjol. El producto final que se obtenga al cristalizarse el proyecto será para abastecer los Mercal y las unidades militares de la Cuarta División con una producción de 4 mil toneladas por ciclo, cuya duración será estimada en cuatro meses. El objetivo es seguir con el plan de abastecimiento total a los pequeños y medianos productores de Aragua con la labor desarrollada por 33 cooperativas.
Durante una reunión sostenida con productores cooperativistas y aerotécnicos, Prudencio Chacón, manifestó que este núcleo endógeno estará insertado en el Plan Nacional de Semilla, que lidera la institución, que ya cuenta con un presupuesto. «Estamos apoyando este trabajo de la Aviación porque es algo muy importante como es la seguridad alimentaria», expresó el Presidente del INIA. Los cooperativistas recibirán la capacitación técnica necesaria para comenzar a trabajar la tierra, mientras tanto se afinan los mecanismos de financiamiento a través del Crédito Agrícola, puntualizó Chacón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada